No hay acuerdo para la renovación de la licencia del glifosato

Tras el acuerdo fallido sobre la renovación de la licencia del glifosato que tuvo lugar el 25 de octubre y tras la nueva propuesta de la Comisión Europea de reducir el periodo de renovación de 10 a 5 años, hoy los Estados miembros han emitido su voto: no se ha alcanzado ningún acuerdo.

La Comisión Europea ha anunciado que presentará la misma propuesta al Comité de Apelación (una reunión gubernamental de más alto nivel) el 27 de noviembre. Nuestros gobiernos tendrán de nuevo una oportunidad para detener de una vez por todas el uso de esta sustancia tóxica.

En este contexto, Slow Food vuelve a exigir que se prohíba el glifosato. La Comisión no puede seguir ignorando a los gobiernos y a los ciudadanos a los que representan: en julio de 2017, los gobiernos ya anunciaron su oposición a la renovación de 10 años, que se confirmó los días 5 y 6 de octubre. La votación de hoy indica de nuevo la fuerte reticencia por parte de los gobiernos a renovar la autorización del glifosato.

Ursula Hudson, la presidenta de Slow Food Alemania, afirma: «Estamos hablando del futuro de la agricultura, del futuro de lo que comemos y bebemos a diario. Como ciudadana europea, me decepciona que nuestros gobiernos hayan perdido otra oportunidad de posicionarse claramente en contra del glifosato. Si no se detiene el uso del glifosato, nuestra propia salud y la de nuestros seres queridos se verá afectada; si no se prohíbe su uso, los niños seguirán creciendo expuestos a este químico tóxico, presente no solo en la comida y en el agua, sino también en el entorno donde viven y juegan. Debemos detener el uso del glifosato, promover a los agricultores agroecológicos y sus prácticas y ayudar a los productores convencionales en la transición hacia una agricultura libre de este herbicida».

El Parlamento Europeo ha confirmado que los organizadores de la Iniciativa Ciudadana Europea (ICE) «Stop Glyphosate» tendrán la oportunidad de presentar la iniciativa de los ciudadanos (que recogió 1.070.865 firmas) en una audiencia pública que se celebrará el 20 de noviembre de 2017. La Comisión deberá dar respuesta mediante un comunicado en un plazo de tres meses desde la fecha de presentación (un plazo que expirará el 8 de enero de 2018), exponiendo las conclusiones legales y políticas sobre la iniciativa ciudadana, las acciones que llevará a cabo —en caso de que las haya— y las razones de la Comisión para actuar o no actuar. A día de hoy, sin embargo, ninguna ICE ha conseguido tener éxito.

Antecedentes:

Esta decisión llega tras una serie de intentos fallidos de conseguir una mayoría cualificada en el Comité Permanente y después también en el Comité de Apelaciones el 24 de junio de 2016, ambos comités con representación de los Estados miembros. El 29 de junio de 2016 la Comisión Europea renovó la autorización del uso de glifosato hasta la decisión tomada hoy.

El glifosato, comercializado desde 1974, fue clasificado en 2015 por la Agencia para la Investigación del Cáncer (IARC) y por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una sustancia ‘probablemente cancerígena para los humanos’. Dos meses después de la publicación de la postura de la IARC, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) llegó a la conclusión opuesta: según su punto de vista, en realidad es ‘poco probable que el glifosato suponga un riesgo cancerígeno para los humanos.’ Sin embargo, la EFSA basaba su recomendación en un informe de la UE que copiaba y pegaba análisis de un estudio de Monsanto, y muchas páginas de este estudio eran idénticas a algunos pasajes de una solicitud enviada por Monsanto en nombre de Glyphosate Task Force (GTF), un organismo industrial dirigido por la propia empresa.


  • Cette page vous a-t-elle appris quelque chose ?
    ¿Has aprendido algo nuevo de esta página?
    Você aprendeu alguma coisa nova nesta página?
    Haben Sie auf dieser Seite etwas Neues gelernt?
    Узнали ли вы что-то новое на этой странице?

  • yes   no