Pepe, nuestro Pepe

Slow Food_cuba_pepeCon profundo dolor comunicamos el fallecimiento de José Antonio Lama Martínez, Pepe para todos. Con su amada esposa Vilda creó en La Habana en el 1996 el Proyecto Comunitario Conservación de Alimentos, que ha ayudado a miles de cubanos a alimentarse bien, rico y saludable en años de grande escasez.

Socio de Slow Food desde el 2006, en días recibiría con Vilda la Laurea Honoris Causa en la Universidad de Ciencias Gastronómicas de Pollenzo, por su enorme, incansable e inestimable trabajo.

Para homenajear nuestro amigo y benefactor cubano, publicamos una reseña de recuerdos de la red Slow Food de Cuba y del Caribe.

 

La muerte no es verdad cuando se ha cumplidobien la obra de la vida

José Martí

Cuando ayer 15 de octubre recibimos la triste noticia de que Pepe ya no estaría más, quedamos atónitos y consternados. Ya no tendríamos más su juicio oportuno, su espíritu incansable y su devoción por el trabajo de conservación de alimentos para Cuba y el mundo, así como su vibrante ejemplo junto a Vilda, la compañera de su vida.

Pepe fundador, hermano, padre y compañero de una vasta tropa de profesionales y colegas del alimento «bueno, limpio y justo». Pepe, el del Jardín Botánico Nacional, con sus ideas de mostrar la amplia diversidad alimentaria de Cuba. Pepe, el osado, que en los días difíciles del Periodo Especial, configuró, junto con Vilda, uno de los proyectos comunitarios más hermosos y perdurables que hayamos tenido. Pepe, el del programa Con saborde la televisión cubana. Pepe, el autor de decenas de libros de gran valor para la formación de una cultura alimentaria y de salud para el pueblo cubano. Pepe, el de la Feria Internacional del Libro. Pepe, el de los premios Gourmand. Pepe, el del proyecto de «Cultura alimentaria Wally Thompson». Pepe, el inspirador de su grupo de Slow Food. Pepe, casi a punto de ser testigo de uno de los premios más grandes que se le otorga a personas especiales: Dr. Honoris Causa, de la Universidad de Ciencias Gastronómicas de Polenzo, Italia.

Pepe, el consejero, el amigo, el maestro, el valeroso ¡Cómo pudiste estar en tantas partes!

Te recordaremos siempre con alegría, como mereces. Desde todos los confines te envían mensajes, con un denominador común: el amor y agradecimiento por las enseñanzas y el ejemplo.

Así han reaccionado los que te queremos:

«Hoy en Bra, Italia, hemos amanecido con la terrible noticia del fallecimiento del querido Pepe. Quedamos trastornados por la noticia, con un profundo dolor y sin palabras. Podemos imaginar el dolor que está probando Vilda y le expresamos que toda la familia Slow Food y de la Universidad, empezando por Carlo Petrini, está a su lado y le envía las más sentidas condolencias. Personalmente si pienso en Pepe lo pienso lleno de vida, con una sonrisa inmensa, con su gana de reír, de explicarme todo de su trabajo, con una vitalidad enorme. Recuerdo sus chistes sobre su vida en Rusia, su pizza de yuca y la gana de probar nuevas recetas, nuevos experimentos, nuevos inventos para mejorar la vida de sus queridos cubanos. Y así lo voy a recordar y sin dudas será para mi fuente constante de inspiración. Nadie muere mientras haya quién le recuerde, y nunca nos olvidaremos del querido Pepe».

Carlo Petrini, Rinaldo Rava, Andrea Amato y todo el personal de Slow Food y de la Universidad de Ciencias Gastronómicas, Italia.

«La noticia de la desaparición física de nuestro Pepe no es creíble. Lo hemos tenido siempre cuando necesitamos dinamismo, consejos, solidaridad, pero sobre todo por su alegría y optimismo. Es nuestro joven dispuesto siempre a la formación de niños y niñas desde edades muy tempranas, hasta verlos de adultos haciendo lo que él les enseñó, con la misma soltura y agilidad. Muchas mujeres de Cuba y el mundo le deben sus valiosas enseñanzas. Hemos aprendido mucho contigo. Te veremos siempre alegre, corriendo, generando nuevas ideas y preparado para los nuevos momentos».

Aurelia Castellanos, Cuba.

«Vilda y Pepe: una pareja ejemplar y digna a seguir y a imitar. Ambos pertenecen a las personas que no mueren nunca. No hay un aspecto que no tocaran sobre la alimentación sostenible. Ambos tienen mucho por hacer todavía. Ambos están y estarán siempre en nuestras acciones».

Junta Directiva Nacional de Cubasolar, Cuba.

«Ha sido estremecedora la noticia de la muerte súbita de Pepe casi en vísperas de recibir la distinción merecida por su vida de trabajo junto a Vilda. Son esas noticias que nos hacen pensar en lo injusto de la muerte cuando se lleva a una excelente persona en el momento más absurdo. Nos deja su espíritu incansable de trabajo, su lealtad a la Revolución, su huella de compañero modesto y sus resultados muy destacados en la conservación de alimentos. Para todos los que lo conocimos y tuvimos la suerte de compartir su alegría, su partida es un compromiso para mantener encendidos sus proyectos e imitar su ejemplo. Para Vilda nuestro sentir más sincero».

Osvaldo Martínez, Cuba.

«Ante noticias de esta índole queda uno inevitablemente sin muchas palabras. Siempre nos sorprende. Creo, si cabe la expresión, que debe haber partido satisfecho, por la vida dedicada a algo útil y constructivo, a enseñar a los que se acercaron y muy importante, por la amorosa dedicación a su compañera de tantos años, con quien formó un par inseparable no solo en los avatares de la tecnología sino y lo que es más importante, en la vida misma. Mi sincero sentir a Vilda que ha perdido mucho, a sus familiares».

María Isabel Lantero, Cuba.

«Muy sorprendido con esta noticia; se va físicamente una persona que contribuyó mucho con soluciones necesarias para nuestros días y para toda la vida, siento mucho el desenlace también por la especial compañera de Pepe, Dra. Vilda Figueroa, la cual siempre ha estado muy unida a su especial Pepe; trasmito mis condolencias y siento no poder estar ahí pues estoy en una misión técnica fuera de Cuba».

Giraldo Jesús Martín Martín, Cuba.

«Nosotros somos su familia. Le escribí a Vilda. Espero que encuentre la fuerza en su corazón para continuar. Si la vieses le das un abrazo muy fuerte de mi parte. Espero ir a verla antes que termine este año».

Julitza Nieves, Puerto Rico.

«Quiero que Vilda sepa que Franco y yo no olvidaremos a Pepe. Un fuerte abrazo y amor a todo el equipo de Slow Food en Cuba».

Rosanna Bivi, Italia.

«Por mi parte mi más sentido pésame a los familiares y amigos, lo conocí personalmente en las ferias de la tierra que hacemos en la finca Vista Hermosa, pero antes en el programa de televisión, una persona admirable con un espíritu alegre y una energía contagiosa a pesar de sus años. Adiós amigo».

Iris Fonseca, Cuba.

«Lamentable pérdida. Fuerza para Vilda».

Tito Núñez, Cuba.

«Nos sumamos al dolor por la pérdida del querido Pepe. Su energía y entusiasmo contagioso lo hacían a pesar de su edad una persona muy singular y en el poco tiempo que le conocí le tomé un gran afecto. Lleguen a sus familiares y amigos nuestra más sentida condolencia».

Raúl Relova, Cuba.

«Muy triste noticia. Pepe era una persona excepcional, necesitamos más Pepes en nuestro mundo. Mis más sinceras condolencias para su familia».

Marcel Montano, Cuba.

«Pepe: hay personas que no ocupan ningún espacio y hay otras que ocupan todos los espacios, este eras tú Pepe. El Pepe que no se quedaba quieto un segundo, que necesitaba estar trabajando sin cesar, dedicaste tu vida entera a la naturaleza, tu legado quedará plasmado en tus libros y tu obra en la tierra… Te vamos a extrañar Pepe, tu energía, rapidez de palabra y de obra, nos va a hacer falta… No podremos olvidarte. Gracias por haber estado junto a nosotros. Un abrazo para tu familia».

Silvia Gauna. Cuba.

«Qué pérdida para todos; tuve la dicha de encontrarme con Vilda y Pepe desde la primera salida de la finca. Tengo el honor de poseer de sus manos y con su dedicatoria toda su colección de libros como regalo y fue siempre nuestro laboratorio guía para los experimentos hacia un modelo de vida sostenible en la Finca del Medio. Siempre ambos fueron amados por mí y la familia Casimiro Rodríguez. Dejó un camino abierto y un compromiso de los que quedamos, que sus apasionadas enseñanzas perduren y se multipliquen. A nuestra querida Vilda nuestras condolencias y consuelo. Nos quedamos cargados de sus propuestas y las tuyas. Abrazos Vilda».

Finca del Medio, José Casimiro, Cuba.

«Nuestro Maestro Pepe fue y será siempre inspiración para la Finca del Medio, sentimos hondamente esta gran pérdida para Cuba, pero llevaremos siempre en el corazón sus sabias enseñanzas y el recuerdo de su buena energía y amor».

Finca del Medio, familia Casimiro Rodríguez, Cuba.

«Hablar de Pepe es como hablar de luz esperanza, entrega, sinceridad, honestidad, optimismo, perseverancia; tuve la dicha de estar bien cerca de él y el dolor que siento por su desaparición física es el de perder a un padre muy querido, consuelo no encuentro, solo sé que el mayor homenaje que le puedo hacer es continuar su obra y acompañar a Vilda. Que Dios lo acoja en su seno y descanse en paz. Nunca lo olvidaré».

Nilda Iglesias, Cuba.

«Con gran dolor recibimos la triste noticia de la pérdida física del gran hombre, amigo, investigador, colega: José Lama. Un duro golpe para todos. El próximo día 18 de octubre por el Instituto Cubano del Libro se le iba a otorgar el premio por toda su obra literaria dedicada al arte culinario: múltiples libros premiados en eventos internacionales, y otro homenaje, en noviembre, por Slow Food International, por toda la obra tan linda sobre conservación de los alimentos. Triste está la familia de Slow Food, su esposa, amigos en general, que con su partida elevamos un firme pensamiento de seguir su legado en defensa de una buena alimentación, de seguir sus consejos a la vez que lo recordaremos siempre por su sonrisa, su apoyo, solidaridad, su carácter y sobre todo por la sabiduría de llevar tantos años la enseñanza a tantas personas que mejoraron sus vidas al poder aplicar sus métodos de trabajo. Para su esposa, un mensaje de consuelo, de solidaridad y… a nuestro querido Pepe, el maestro, un eterno abrazo y las gracias por lo regalado».

Yamilet Magariño, Cuba.

«Acabamos de recibir la triste noticia del deceso de Pepe, es una pérdida irreparable y conmueve a quienes le conocimos. Su obra en el proyecto de Conservación de Alimentos quedará como una huella indeleble, la que cada vez más se debe retomar para generalizarla entre la población y las autoridades vinculadas con el arte culinario de la cocina doméstica y del arte gastronómico. Sin lugar a duda, la obra de Pepe y Vilda trascenderá, aún más, con el empeño de quienes sigan su derrotero. A Pepe lo recordamos de los eventos de Agricultura Urbana y Suburbana y otros de Ciencia y Técnica de la ANAP, siempre con su sonrisa distintiva y con el deseo de hacer y crear en función de una alimentación sana; de las visitas de la agricultura urbana y de los reconocimientos conferidos a su proyecto, estuvimos al tanto, pues su obra es altruista y tiene un mensaje ambientalista y revolucionario. Hemos recibido numerosos mensajes luctuosos de personas impactadas, conmovidas y compungidas que expresan el sentimiento de solidaridad con Vilda y los seres queridos de Pepe. Desde Granjita Feliz, en nombre de Darío y Lisy y de quienes le conocieron o conocieron su obra, nuestro más profundo sentimiento de pesar y dolor junto al sentimiento de solidaridad y ayuda para con Vilda».

Darío Martos y Elizabeth Frómeta, Cuba.

«Vilda, nos unimos a tu dolor. Es una triste noticia para todos los que conocimos y admiramos como profesional y amigo a Pepe. Vilda, estoy a su disposición para ayudarle en lo que necesite».

Acela Matamoros, Cuba.

«Que descanse en paz nuestro querido Pepe, mis condolencias a Vilda, y mucha fuerza para seguir adelante».

Blanca Elena Sorribes, Cuba.

«Es inevitable dejar caer por nuestra mejilla una lágrima de pena ante el fallecimiento de alguien con quien hemos compartido años de nuestra vida. Pensemos que solo es un sueño y que llegará el día en que nos volvamos a reunir con él. Que Dios lo tenga en su gloria y que le dé la paz que tanto necesitaba, mi querido José Lama más conocido como Pepe, quien me ayudo en mis inicios en el mundo de la conservación de alimentos, siempre recordaré sus palabras».

Yeikel Santos, Cuba.

«Mis más sentidas condolencias y siento que Pepe no ha muerto pues cuando se ha cumplido con el deber la muerte no es verdad, estará siempre entre nosotros. Vilda  no estará sola  pues siempre tendrá a la familia Slow  apoyándola en todo lo necesario, que descanse en paz».

Gricelia Huepp, Cuba.

«Ante la triste noticia de la pérdida de nuestro querido Pepe nos unimos al dolor de Vilda y su familia que han perdido mucho».

Finca la Antonia: Iris Matos, Felipe Gárciga, Suselys Hernández, Tania Vázquez y Reinaldo Mariño, Cuba.

«Impresionante, lo siento mucho, pero mucho. Muy pero muy  triste noticia. Excelente persona».

Niurka Pérez, Cuba.

«Con todas y todos ustedes comparto el profundo pesar por el fallecimiento de nuestro querido amigo Pepe. Sorprendida, consternada y sin palabras recibo la noticia de su partida. De él siempre recordaremos el entusiasmo, su entrega a la Revolución cubana y la alegría con la que emprendía los proyectos y la vida. A Vilda le lleguen mis condolencias y la disposición de nuestra amistad. ¡Hasta siempre Pepe!».

Nélida Pérez, Cuba.

  • Did you learn something new from this page?
  • yes   no