IPES-Food presenta una Política Alimentaria Común para Europa: Slow Food entre los colaboradores del proceso

“Se necesita urgentemente una Política Alimentaria Común para hacer frente al cambio climático y detener la pérdida de biodiversidad.” Este fue el mensaje principal de un informe publicado el 7 de febrero por el Panel Internacional de Expertos en Sistemas Alimentarios (IPES-Food), tras un proceso de investigación participativa de tres años de duración. Slow Food se encontraba entre los 400 actores de sistemas alimentarios que ayudaron a elaborar un proyecto de reforma, el cual fue presentado en una reunión de alto nivel en el Comité Económico y Social Europeo (CESE). 

“Hoy es un día muy importante porque es el día cero para establecer una Política Alimentaria Común, la cual puede desencadenar una transición a gran escala hacia sistemas alimentarios sostenibles de una manera que la Política Agrícola Común (PAC) no puede hacerlo,” afirmó Olivier de Schutter, copresidente de IPES-Food, en la reunión de alto nivel en el CESE.

Este informe presenta 80 propuestas de reformas específicas, incluyendo la introducción de restricciones sobre el marketing de la comida basura en toda la Unión Europea, y exigiendo a los Estados Miembros que desarrollen Planes de Dieta Saludable, y la creación de un Observatorio de la Tierra de la UE así como de un Consejo de Política Alimentaria en la UE. La idea de tener un Consejo de Política Alimentaria en la UE fue aprobado con un gran apoyo tanto por grupos de la sociedad civil como por los funcionarios europeos.

“Un Consejo de Política Alimentaria en la UE debería integrarse bien en el proceso de toma de decisiones, no ha de tener únicamente un efecto placebo. Las sugerencias de las partes interesadas necesitan contribuir de manera efectiva en ese proceso de toma de decisiones,” dijo Marta Messa, directora de la sede de Slow Food Europa, en una ronda de debates con partes interesadas de la sociedad civil.

Los encargados de tomar las decisiones de alto nivel en la UE asistieron a la presentación del informe en el CESE. El Comisario de Salud y Seguridad Alimentaria Vytenis Andriukaitis animó al panel a debatir no solo sobre políticas alimentarias sino más bien sobre alimentos saludables.

“Los instrumentos de salud pública deberían integrarse en todas las políticas —desde la granja hasta la mesa— dadas las pruebas existentes de su relación con la obesidad infantil, la diabetes o el cáncer. Nuestra generación tiene el gran deber y la responsabilidad de diseñar, desarrollar y apoyar un cambio hacia políticas alimentarias integrales, sostenibles y con conciencia nutricional.”

“Gracias a la PAC ya no estamos sufriendo escasez de comida en Europa; no obstante, nuestro medio ambiente está pagando el precio por ello. Necesitamos una transición rápida hacia un sistema alimentario más sostenible, saludable y respetuoso con el medio ambiente,” dijo el presidente del CESE Luca Jahier, quien abrió la reunión de alto nivel.

Un nuevo informe, “Hacia una Política Alimentaria Común en la Unión Europea,” determina una visión única con un límite de tiempo para reformar los sistemas alimentarios europeos bajo una Política Alimentaria Común: un marco político que establezca una misma dirección para todo el sistema alimentario, alineando de nuevo sus diferentes políticas sectoriales.

  • Did you learn something new from this page?
  • yesno