El Arca del Gusto sigue con su viaje

La miel de la región de Tapoa, en Burkina Faso, es el producto 5.000 del Arca

Hoy celebramos el producto número 5.000 que ha embarcado en el Arca del Gusto. El Arca viaja por el mundo y recopila productos que pertenecen a la cultura, a la historia y a las tradiciones de todo el planeta que están en riesgo de desaparición. El último producto que se ha subido al Arca es la miel de Tapoa, la región oriental de Burkina Faso. Se trata de un producto lleno de significado: además de ser el fruto del trabajo de las abejas, cuya supervivencia supone un riesgo para todo el planeta, esta miel proviene de un país que está viviendo una dramática crisis en el corazón de África, un continente golpeado que puede encontrar una de las claves de su rescate en la reafirmación de su propia soberanía alimentaria.

Cuando en el lejano año 1996 iniciamos el proyecto del Arca del Gusto todavía no teníamos las ideas totalmente claras sobre su alcance político y científico. Sin embargo, lo que sí que comprendimos claramente fue que había algo que no funcionaba en la forma de producir, distribuir, consumir e incluso comunicar con respecto la alimentación, y que eso llevaba a la progresiva desaparición de especies de plantas, razas animales, preparaciones, tradiciones culinarias e incluso paisajes rurales. Vimos cómo sucedía delante de nuestros ojos, a un ritmo extremadamente veloz y a todas las latitudes del planeta. Por este motivo decidimos establecer un catálogo para recopilar y unir en una única y larga lista la biodiversidad alimentaria que corría el riesgo de desaparecer para siempre. Desde entonces, más de veinte años después, han cambiado muchas cosas y, aunque la urgencia persiste, podemos afirmar al menos con certeza que la sensibilidad sobre este tema ha crecido.

Celebramos el número 5.000 porque sabemos que entrar en el Arca supone el primer paso para reactivar las producciones que están en riesgo de ser expulsadas de un mercado que, con demasiada frecuencia, tiene como únicos motores los beneficios y la estandarización. En estos veinte años hemos aprendido que los ciudadanos son los actores principales de la recuperación de un territorio, y que cada uno debe implicarse y luchar para promover y diferenciar la maravillosa gastronomía de su país, de su región y de su aldea. La diversidad salvará el mundo y por esto debemos cultivarla, defenderla, mosrtarla, dalra a conocer. Es la biodiversidad lo que permite que el sistema natural se autorregule mejor, garantizando así el mantenimiento del ecosistema. Nos asegura una mayor variedad de gustos. La biodiversidad es el único secreto para un desarrollo sostenible.

Tener un catálogo de 5.000 productos en más de 150 países significa representar físicamente las caras, los colores y las historias de muchas comunidades, pero sobre todo significa poner a disposición de todos un patrimonio de información y conocimientos, que son la base necesaria para cualquier acción. El Arca del Gusto es un grito de alarma y una invitación, pues llama a todo el mundo a asumir su parte de responsabilidad para apoyar a los campesinos que aún practican la agricultura a pequeña escala, basada en el respeto por el medio ambiente y por el equilibrio con los ecosistemas, capaces de cuidar del paisaje en lugar de saquearlo. En un momento histórico en que las paredes son más populares que los puentes, los alimentos pueden desempeñar un papel protagonista en la unión de comunidades, creando asociaciones e interacciones positivas y promoviendo la cercanía y el intercambio.

Los primeros 5.000 productos nos han confirmado que este es el camino correcto, ahora debemos continuar para que este tesoro siga creciendo y para que esté disponible para todos. El futuro de la alimentación está en la biodiversidad.

El reto de salvar la biodiversidad no es un reto cualquiera.

Es un reto para el futuro del planeta y de la humanidad.

Enfréntate a él con nosotros y haz tu parte: apoya a Slow Food.

Carlo Petrini

RFOOD, La Repubblica, 9 Febrero

  • Did you learn something new from this page?
  • yes   no