Ecuador: ¿qué está pasando?

No se dice mucho al respecto, pocos lo saben. Sin embargo, durante días Ecuador ha sido sacudido por intensas protestas callejeras y violenta represión, con muertes y arrestos. Recibimos y publicamos un artículo de la red Slow Food en el país. Porque detrás del aumento en los costos del petróleo hay más: los derechos de los pueblos indígenas y el acceso a la tierra.

La situación en Ecuador ha llegado en los últimos días a un ápice de tensión y de violencia.

Hace una semana varias componentes de la sociedad civil empezaron una huelga nacional para protestar contra la adopción, por parte del Gobierno de Lenin Moreno, de una serie de medidas económicas de austeridad (el “paquetazo”) que incluyen la eliminación y liberalización de impuestos a las importaciones, la reducción de los derechos de los trabajadores públicos y la liberalización del precio de los combustibles. Estas reformas están vinculadas a las condiciones impuestas por el FMI a raíz de la concesión de un crédito de 4 billones de dólares al Estado ecuatoriano para compensar su falta de liquidez. Las negociaciones de este acuerdo han sido llevadas a cabo de forma reservada, sin la participación ni consulta de las organizaciones sociales.

Desde el jueves 3 de octubre, diversas organizaciones, movimientos sociales y gremios de transportistas iniciaron protestas, cierre de vías en varias ciudades y carreteras del país, con la finalidad de que, el gobierno de marcha atrás y derogue el Decreto #883 que fue el detonante de una situación social y económica que ha vivido el país durante más de una década. Dolorosamente el sector transportista, tras un acuerdo sectorial, ha renunciado a protestar, alejándose de esta manera del pedido de la CONAIE (Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador) que encabeza hoy las acciones en contra de este Decreto y de una política que vulnera los derechos de los más necesitados.”

Las manifestaciones han sido provocadas en particular por el aumento del costo de los combustibles debido a la eliminación de los subsidios estaduales, decisión que lleva implicaciones muy graves sobre todo para la población más vulnerable, en términos de aumento del costo de los transportes, del nivel de vida y consecuentemente de los precios de los alimentos.

Protagonistas de las protestas, junto con estudiantes, transportistas y activistas, son las comunidades indígenas del país , representadas por varias organizaciones unidas en la CONAIE. En los últimos años, la difusión de proyectos de extracción y minería, junto con la destrucción de millares de hectáreas de bosque amazónico para dejar espacio a monocultivos como la de palmera para la producción de aceite y de pasto para ganado han puesto en riesgo la enorme biodiversidad el país y los derechos de las comunidades indígenas relacionadas con los ecosistemas amenazados. Muy grande es el número de activistas indígenas asesinados por defender el acceso a la tierra y promover el uso sostenible de los recursos.

Es preciso destacar también que en el último tiempo se han dado a conocer informes preocupantes sobre la coyuntura social que presenta la población rural ecuatoriana, donde están constituidas principalmente las comunidades indígenas. Es el caso de un reporte de RIMISP (Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural) citado por el propio Ministro de Agricultura de Ecuador que sitúa a la pobreza rural en un 43%, 5 puntos más alta que en el último año.

Durante la última semana, millares de mujeres y hombres indígenas han marchado hasta la capital y algunos de ellos han ocupado simbólicamente la Asamblea Nacional, pero fueron rápidamente desalojados por la policía nacional del Ecuador. Ahora están alojados en diversas Universidades y en la Casa de la Cultura en Quito.

Acompañando estas acciones se encuentran miembros de nuestra Red en Ecuador, sobre todo compañeros y compañeras de la comunidad Chumbi que está conformada por jóvenes de varias comunidades indígenas del país, integrantes del Baluarte del Cangrejo Azul de Esmeraldas que llegaron desde el litoral ecuatoriano y en diversos territorios de costa y sierra intervienen en acciones y comunicación compañeros y compañeras del resto de comunidades, incluidas personas de la Alianza de Cocineros y Cocineras.

El Gobierno ha respondido en primera instancia de una forma brutal, bajo una medida encuadrada como de “estado de excepción”: a través del uso de la fuerza policial, atacando con gases lacrimógenos a los manifestantes, incluso en los lugares de albergue y socorro que se habían creado en algunas universidades u en otros “puntos no violentos” en la ciudad, han disparado al cuerpo de los manifestantes con armas de alto calibre.

A su vez, mediante anuncio televisivo, el presidente ecuatoriano anunció el lunes 7 de Octubre el traslado de la sede del gobierno de Quito a Guayaquil, justificándose por la creciente ola de protestas en la capital. Posteriormente, el martes 8 de Octubre, bajo decreto ejecutivo se restringió el tránsito y la movilidad en algunas zonas del país. ”

Aunque no aparezcan en los medios de comunicación informaciones suficientes sobre las consecuencias de la represión, los manifestantes hablan de por lo menos 7 muertos, más de 500 heridos, cerca de 80 desaparecidos y muchísimos periodistas encarcelados u agredidos. El mismo Gobierno ha declarado el estado de excepción, limitando la libertad de asociación, movimiento y reunión.

La red de Slow Food en Ecuador, junto con muchas otras organizaciones campesinas, indígenas y movimientos sociales pedimos que inmediatamente, cese la represión brutal a los manifestantes, amparándonos tanto en el art. 98 de la Constitución Nacional ecuatoriana que otorga a los ciudadanos el derecho a la resistencia frente a acciones u omisiones, tanto estatales como no estatales, que vulneren sus derechos constitucionales, como el Art. 111 que reconoce el derecho de los partidos y movimientos políticos a la oposición política en todos los niveles de gobierno; y así poder sentar las bases para un diálogo efectivo con el fin de tratar los temas más urgentes como lo son la reducción de la extrema pobreza rural, la dignificación del trabajo campesino y del trabajo de recolectores y pescadores, que son el sostén de la seguridad y la soberanía alimentaria del Ecuador.

  • Did you learn something new from this page?
  • yesno