Desfile de tractores agrícolas en Estado de Puebla

Labriegos con sus carretas de animales de tiro y tractores agrícolas se reúnen cada 15 de mayo desde los años 40´s del siglo pasado en las calles aledañas al Exconvento franciscano siglo XVI y a la Parroquia del municipio de Calpan en Estado de Puebla, México.

Después de la misa dedicada a San Isidro labrador, un sacerdote y su ayudante recorren las carretas y tractores estacionados para bendecirlos, con este acto los agricultores, hombres y mujeres, muestran su fe y esperanza en que las lluvias sean abundantes y las cosechas prósperas. Los tractores llevan al frente una imagen de San Isidro labrador y son decorados con flores naturales, guirnaldas y tiras de papel crepé amarillas, verdes y blancas.

Hace más de 20 años abundaban las yuntas de bueyes, burros y acémilas, sin embargo el uso del tractor para facilitar las tareas agrícolas dio lugar al surgimiento de un vistoso desfile de tractores que tiene sus inicios en recorridos cortos dentro de la comunidad, aquellos años en que las apacibles yuntas de bueyes lideraban la procesión rogativa.

El desfile inicia con las carretas, un homenaje implícito a los animales de tiro que han ayudado a los agricultores en sus tareas, el tractor que lleva a san Isidro Labrador, seguido del remolque con la banda de música; el resto de los tractores son abordados por familias completas, vecinos y visitantes con sombreros y sombrillas, siempre hay un espacio solidario en los remolques para aquella persona que decida unirse a la procesión o simplemente la siga en su propio vehículo.

Desde hace algunos años, el Tractobus, un tractor con un remolque grande y con bancos largos en su interior, propiedad del Rancho María Isabel, forma parte del desfile alrededor de las tierras agrícolas y ha venido a resaltar la festividad, sin ningún costo permite hacer el recorrido de la procesión que actualmente va de la calle 16 de Septiembre, Francisco I. Madero pasando por la Rotonda de la entrada de la localidad, Carretera Calpan-Cholula, Carretera Nealtican-Huejotzingo, Camino San Juan Tlale-Ocotera, Carretera Huejotzingo-Calpan, hasta retornar al punto de salida; el recorrido puede cambiar según las circunstancias del año en curso.

Desde la intersección de las calles 16 de Septiembre y Francisco I. Madero, esta última con un pronunciado desnivel que conecta directamente a la entrada de la localidad, se pueden ver 4 o 5 calles con tractores a vuelta de rueda; a pie de carretera se pueden observar los alineados cultivos de maíz y frijol, huertas de duraznos, capulines, ciruelas, peras, tejocotes, etc., el lomerío, los sitios arbolados, la majestuosidad del paisaje, los cerros y volcanes, la tierra húmeda contrastando con el verdor de cultivos y huertas.

A bordo de los tractores y remolques las personas comentan, saludan, observan, se sorprenden y ríen; en algunos puntos los vecinos decoran el camino de la procesión de tractores con banderillas amarrillas y blancas montadas sobre carrizos, otros obsequian agua y nieves a los asistentes.

Concluida la procesión, las personas se reúnen en la casa del Mayordomo, el administrador y anfitrión de la celebración para compartir los alimentos: arroz y mole poblano.

A pesar de la vistosidad del desfile de tractores agrícolas con una abierta connotación religiosa, estos son inaccesibles para la mayoría de los agricultores que suelen adquirirlos usados, en pagos diferidos o rentados por hora.

Calpan y su procesión de tractores agrícolas, fe y esperanza en que las lluvias sean abundantes y las cosechas prósperas; labradores, agricultores, campesinos y cultivadores dedican un día a celebrar el arte de cultivar con maestría la tierra para producir los alimentos que llegan a nuestras mesas.

Por Ana Teyssier

anateyssi@gmail.com
Horticultora, foodie o comidista, investigadora cultural gastronómica,
cronista de México para Slow Food internacional
  • Did you learn something new from this page?
  • yes   no