Tarta crujiente de ciruela y miel: una receta de la Alianza de Cocineros Slow Food.

22 Ene 2021

Este mes elaboramos una receta con sabor a miel que viene de Suiza.

Brigitte Streiff ha compartido con nosotros un postre simple que debemos preparar tras haber firmado la petición Save the bees and farmers para pedirle a la Comisión Europea que elimine los pesticidas dañinos para nuestras amigas las abejas.

Tarta crujiente de ciruela y miel

Brigitte es suiza pero de alma italiana, por lo que ha heredado la pasión de su padre por el alimento bueno, limpio y justo. Lleva cocinando desde que era pequeña y, tras haber pasado 15 años en el mundo del marketing, hace 8 que decidió cambiar de vida y de carrera para hacer de su pasión una profesión, poniendo así sus capacidades al servicio de empresas y organizaciones que quieren mejorar su trabajo en equipo y su comunicación. Así nace el Team Building Culinario que hoy se une a la Alianza de Cocineros Slow Food en Suiza organizando seminarios y talleres de cocina en Lausana.

«Para mí la cocina es un instrumento de cohesión», dice Brigitte. «Me gusta crear soluciones a medida,que se adapten a las exigencias de mis clientes. La participación en un taller culinario refuerza los vínculos más profundos de los equipos de trabajo. Trabajar con compañeros en menús creativos, salirse de lo ordinario, atreverse y descubrir cosas juntos: son numerosas ocasiones para redescubrir la felicidad de compartir y de trabajar en equipo».

Tarta crujiente con ciruelas, harina de espelta, harina «bóna» y miel de abeja negra

Tarta crujiente de ciruela y miel

Ingredientes (6 personas)

  • 1,2 kg de ciruelas
  • 2,5 dl de nata líquida
  • 60 gr de mascarpone
  • 120 gr de harina mixta: ¾ de espelta, ¼ de harina bóna y un poco de harina de avellana tostada
  • 60 gr de mantequilla
  • Una pizca de sal
  • 40-50 gr de azúcar de caña
  • Especias (anís estrellato, vainilla, cacao o canela…)
  • Miel de abeja negra suiza —Baluarte Slow Food

Espolvorea las ciruelas con azúcar de caña, miel y especias, y déjalas secar en el horno recalentado a 200°C. Tienen que hacerse durante unos 10 minutos y después baja el horno a 180°C. Después de unos 30 minutos las ciruelas tendrían que estar ya caramelizadas habiendo formado un jugo ligero y viscoso.

Mezclar la harina de farro, la harina bóna y la harina de avellana con la mantequilla. Añade la sal y el azúcar de caña en terrones hasta obtener una consistencia ligeramente arenosa. Extender la masa sobre un papel de horno y cocinar durante unos 20 minutos, hasta que esté dorada y tenga una consistencia crujiente. Añade vainilla o anís estrellato a la nata y deja reposar. Móntala con mascarpone y un poco de miel hasta conseguir una crema compacta. Pon las ciruelas en un plato, añádele la mezcla de harina y mantequilla y, por último, la nata montada.

¡Delicioso!

Cambiar el mundo a través de la comida

Aprenda cómo puede restaurar ecosistemas, comunidades y su propia salud con nuestro kit de herramientas RegeneraAction.

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.
Nombre
Privacy Policy
Newsletter