Slow Food: alarmante incremento de las cuotas de la ICCAT para la pesca del atún

23 Nov 2017

La Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT), la organización intergubernamental responsable de la conservación del atún y las especies relacionadas en el Océano Atlántico y los mares adyacentes a la que están adheridos 51 países, acaba de cerrar en Msssarrakech una reunión convocada para definir la cuota de pesca del atún.

Las nuevas cuotas suponen un aumento alarmante de la presión de pesca sobre un recurso pesquero que no está fuera de peligro. De hecho, se pasará de 23.655 toneladas en 2017 a más de 28.000 en 2018 para llegar hasta las 36.000 toneladas en 2020.

«La Comisión ha tomado una decisión que parece que la haya dictado la presión de los grupos interesados en la pesca industrial -que han aceptado con resignación el sistema de cuotas- en lugar de asumirla con una prudencia razonable», dice Silvio Greco, presidente del Comité Científico de Slow Fish*.

«Este es uno de los mayores incrementos aplicados desde que el sistema de cuotas se puso en funcionamiento, ya que supone casi un 50 % de aumento. Recordemos que en 2009 se estableció un recorte drástico de las cuotas debido a una obvia situación de degradación de la población. Ahora, a raíz de algunos estudios que muestran una mejora de la situación, no se tiene en cuenta que para asegurar que la tendencia se ha invertido se necesita más tiempo y que, además, todavía hay desacuerdo en la comunidad científica acerca de la resiliencia real de las poblaciones: no es fácil, de hecho, llegar a conclusiones fiables sobre una especie migratoria con datos y parámetros sobre capturas que a menudo son parciales y que se ven afectados por el fenómeno de la pesca ilegal».

Greco añade: «Para mitigar el daño y evitar el retroceso de los efectos positivos de las restricciones anteriores, Slow Food pide a los Estados miembros de la ICCAT que asignen una parte sustancial de la cuota a los pescadores a pequeña escala que utilizan sistemas de pesca sostenible. Ellos son los que más han sufrido por las cuotas. De este modo se apoyaría a aquellos que también juegan un papel importante en la economía de las comunidades costeras».

*Slow Fish: Slow Food cree que los pescadores de pequeña escala son parte esencial de los ecosistemas acuáticos frágiles, que han de ser protegidos junto con la biodiversidad de especies marinas. A través de la campaña Slow Fish, Slow Food trabaja para promover la pesca artesanal y de especies menospreciadas e inspirar la reflexión sobre el estado y gestión de los recursos de la mar.

 

Oficina de Prensa de Slow Food International

Paola Nano, Giulia Capaldi

[email protected] – Twitter – @SlowFoodPress

 

Slow Food es una organización internacional que concibe un mundo en el que todas las personas puedan acceder a una alimentación buena: buena para los que la consumen, los que la cultivan y para el planeta. Más de un millón de activistas, cocineros, expertos, jóvenes, productores, pescadores y académicos de 160 países están comprometidos con Slow Food. Entre ellos, 100.000 socios de Slow Food están relacionados con 1.500 grupos locales y contribuyen tanto a la financiación mediante una cuota de inscripción como y participan en las actividades organizadas territorialmente. Como parte de esta organización, más de 2.400 comunidades del alimento de Terra Madre producen alimentos a pequeña escala y de forma sostenible por todo el mundo. 

Blog & news

Cambiar el mundo a través de la comida

Aprenda cómo puede restaurar ecosistemas, comunidades y su propia salud con nuestro kit de herramientas RegeneraAction.

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.
Nombre
Privacy Policy
Newsletter