¿Puede la agroecología alimentar al mundo?

28 Jul 2016

La agroecología altera el sistema agroindustrial: cuida los recursos naturales, da valor a la diversidad (de variedades vegetales y razas animales), armoniza la ciencia oficial con los saberes tradicionales y lanza un desafío: alimentar al mundo con la agricultura de pequeña escala en una época dominada por el cambio climático…

Diez mil millones y medio de hectáreas de la superficie del planeta están dedicadas a la agricultura y se ocupa de ésta área gran parte de la población mundial. Los alimentos producidos en conjunto podrían nutrir a nueve-diez mil millones de personas, pero esto no sucede: cerca de mil millones de seres humanos padecen hambre y cada año más de un tercio de los alimentos producidos para el consumo humano resulta despilfarrado.

Esta paradoja no es la única consecuencia del actual sistema alimentario: la difusión de monocultivos genéticamente homogéneos está reduciendo drásticamente la biodiversidad; el uso de pesticidas y de herbicidas ha experimentado un aumento radical; recursos fundamentales (como el agua y el terreno fértil) son cada vez más escasos.

Las causas de esta situación hay que buscarlas en el estímulo a la productividad agrícola provocado por la Revolución Verde a partir de los años sesenta. La industrialización de la agricultura –con el consecuente uso de productos químicos, la introducción de variedades híbridas y razas animales comerciales altamente productivas, el impulso de la mecanización y el uso indiscriminado del agua- ha conducido a un sistema productivo basado enteramente en los combustibles fósiles, que destruye la fertilidad del suelo, consume recursos no renovables, contamina el agua, el suelo y el aire, destruye la biodiversidad y acelera la concentración de la tierra, de las semillas y de los alimentos en manos de unas pocas multinacionales, creando así fuertes desequilibrios entre el Norte y el Sur del mundo.

¿Frente a un panorama tan desolador, es aún posible cambiar de rumbo e imaginar un sistema productivo diferente?

Según Slow Food este sistema existe ya, y se llama agroecología. La agroecología cuida los recursos naturales, da valor a la diversidad (de variedades vegetales y razas animales), armoniza la ciencia oficial con los saberes tradicionales. No es solo un sistema de producción, sino que abarca aspectos agronómicos, ambientales, sociales, culturales.

collage_kirt

En Turín la agroecología será uno de los temas centrales de Terra Madre Salone del Gusto. El 24 de septiembre, en particular, el Teatro Carignano acogerá a uno de los padres de la agroecología: Miguel Altieri, agrónomo chileno y profesor en la Universidad de Berkeley, California. «Es necesario alentar formas de agricultura biodiversas, sostenibles y socialmente justas», sostiene Miguel Altieri. «Las pequeñas propiedades conservan la biodiversidad y los recursos naturales, y obtienen buenos rendimientos sin productos químicos de síntesis mediante el uso de compost y de técnicas como el abono verde (cultivos de cobertura que se entierran para aumentar la fertilidad del suelo) y el acolchado (cubierta protectora que recubre el terreno con materia orgánica como la paja), o el control biológico de los parásitos. En muchos países africanos, latinoamericanos y asiáticos, los pequeños campesinos usan sistemas mixtos donde los policultivos se asocian con las zonas boscosas y la cría de animales: un modelo agroecológico en grado de ofrecer seguridad alimentaria a millares de personas en el campo y en la ciudad».

Yacouba Sawadogo, campesino de Burkina Faso que contará su historia durante la conferencia, es una prueba concreta de que el camino justo pasa a través de los saberes tradicionales y el respeto por la tierra. Definido como “el hombre que detuvo al desierto” en un documental sobre su vida realizado por el director inglés Mark Dodd en 2010, Yacouba ha devuelto a la vida un pedazo del Sahel gracias al empleo de técnicas de cultivo tradicionales, hoy estudiadas en todo el mundo.

Su historia comienza en los años setenta, cuando Burkina Faso se vio afectado por una grave sequía. El desierto avanza y millares de personas mueren de hambre o se marchan. Yacouba -a quien su familia deseaba Imán- decide convertirse en agricultor y comienza a recuperar sistemas antiguos como las fosas zai (pequeñas cavidades en suelo seco y estéril rellenas de compost durante la estación seca para estar listas en caso de lluvia), que retienen la humedad, y los cordons pierreux, mini-diques en el terreno con capacidad de retención del agua. De un área desértica Yacouba obtiene así 12 hectáreas de bosque con más de 60 especies de árboles.

Junto a Altieri y a Sawadogo, en el Teatro Carignano hablará también de agroecología Anuradha Mittal, fundadora del prestigioso e innovador Oakland Institute, un instituto independiente que se ocupa del derecho a la tierra, sistemas alimentarios, agroecología, sostenibilidad y cambio climático.

 

 

¿Puede la agroecología alimentar al mundo?

Con Miguel Altieri, Yacouba Sawadogo y Anuradha Mittal

Sábado 24 de septiembre de 11.00 a 12.30 h

Teatro Carignano

Precio para socios 5 €, precio para no socios 7 €

www.salonedelgusto.com/it/140821evento/?ev=307

 

Blog & news

Cambiar el mundo a través de la comida

Aprenda cómo puede restaurar ecosistemas, comunidades y su propia salud con nuestro kit de herramientas RegeneraAction.

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.
Nombre
Privacy Policy
Newsletter