Primer comedor escolar Km 0 de Galicia

23 Jul 2019

 width=El pasado 4 de julio dimos la bienvenida a la comunidad Slow Food al primer comedor escolar distinguido como Km 0 en Galicia.

De todos los proyectos de restaurantes con los que trabajamos, este ha sido uno de los que más nos ha ilusionado. Se trata de un pequeño colegio en la parroquia de Portomouro (Val do Dubra), un ayuntamiento de apenas 5.000 habitantes donde los niños pueden crecer en un entorno rural.

Desde la dirección del colegio entienden este hecho como una ventaja para su desarrollo y se esfuerzan por integrar este ambiente como una pieza más de su educación.

No es algo que nos encontremos con frecuencia. En muchos casos los comedores escolares no son gestionados por el personal propio de los centros, sino que suelen ser servicios externalizados donde se sirven caterings que en mucho casos viajan cientos de kilómetros antes de ser regenerados en el momento de su consumo. Esta manera de trabajar, por muy buena voluntad que se tenga, suele abocar en una alimentación de muy mala calidad, a menudo llena de productos precocinados de baja calidad nutricional con los que los niños generan una relación con la comida basada fundamentalmente en los sabores azucarados y el aspecto procesado.

No es extraño encontrarnos con niños que aún viviendo a pocos cientos de kilómetros de la costa no reconocen más pescado que las barritas de merluza rebozadas o que no distinguen verduras o legumbres, que muy probablemente sus abuelos pocos años atrás plantaban en casa.

Y si es preocupante la relación emocional que se generan con la comida, lo es más pensar en cómo afecta este tipo de alimentación a su salud. La FAO advierte que en el 2050 habrá más casos de muertes por resistencia a antibióticos que por cáncer y se achaca en gran medida a las malas praxis llevadas a cabo en la agricultura industrial. Exceso de antibióticos en la ganadería, piensos para el engorde de las reses, fungicidas y herbicidas en las cosechas, son factores que afectan a nuestra salud pero mucho más si se trata de niños, ya que su sistema inmunológico no esta desarrollado.

Sabiendo la importancia que tiene la buena alimentación en estas edades, desde la administración con ayuda del responsable de cocina del colegio Xacinto Amigo Lera, han desarrollado un servicio de

comedor que se abastece prácticamente al 100% de producto local y fresco. Carnes criadas en libertad, frutas y verduras de temporada, legumbres de variedades autóctonas, pescados de proximidad, no es la calidad a la que estamos acostumbrados en un comedor escolar.

Pero lo mejor de todo es que los niños han desarrollado una relación estrecha con su alimentación. El día de entrega de los alimentos, el repartidor no entra por la puerta del almacén de la cocina sino que suele subir a las aulas para presentarles a los niños lo que van a comer esa semana. En el Xacinto Amigo Lera, nunca toca filete con patatas, se come el ternero que ha criado el señor Manuel en la finca del arroyo y la crema de verduras no tiene marca porque viene de los invernaderos del vecino, que además conocen bien porque los visitan una vez al año.

Óscar Fernández, el artífice de esta maravilla, es el cocinero que gestiona este comedor y que personalmente se encarga de dar clases de cocina una vez al mes a los alumnos, que por grupos, preparan el postre ese día, la mayoría de las veces fruta de temporada.

Ante esta estupenda disposición, donde los niños aprenden la importancia social, medioambiental y cultural de la comida, no pudimos hacer otra cosa que distinguir al Xacinto Amigo Lera, con su responsable de cocina Óscar Fernández Paz como un comedor escolar Slow Food Km 0.

Esperamos que en breve se unan muchos más y entre todos se pueda formar una alianza de cocineros centrado en alimentación infantil.

Blog & news

Cambiar el mundo a través de la comida

Aprenda cómo puede restaurar ecosistemas, comunidades y su propia salud con nuestro kit de herramientas RegeneraAction.

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.
Nombre
Privacy Policy
Newsletter