Palma Sur, Costa Rica: Un territorio sin paz

06 Ago 2015

11798203_657490127684603_1214953585_n

En estos días 80 familias de pequeños agricultores de Palmar Sur, Cantón de la Osa (Punta Arena) han sido desalojadas de sus tierras. El motivo que desencadenó este acto parece ser la construcción de un aeropuerto y de una represa hidroeléctrica (que inundaría y dejaría inutilizable mas de 1000 de las 9000 hectáreas agrícolas) en la zona. A estos intereses se suma el valor económico y turístico que la región ha obtenido al recibir en el 2014 el título de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO gracias a las Esferas de Piedra precolombinas, símbolo nacional.

“Estamos frente a una situación más grave de lo que aparenta, un verdadero problema de seguridad alimentaria y social” sostiene Elides Rivera de La Coordinadora Sur Sur, “el pequeño agricultor no solo pierde su casa sino que pierde también su trabajo (el campo) y su alimento (las cosechas) y pone en esa situación a toda su familia”. El hecho involucraría aproximadamente 180 personas en una región con la desocupación al 40% y una canasta básica en aumento.

El hecho ve enfrentados de un lado a las comunidades junto a las asociaciones de campesinos y del otro, a favor del desalojo, se encuentran el Ministerio Nacional de Seguridad Pública y un grande empresario. El Poder Judicial Nacional se encuentra dividido: por un lado, el Tribunal Contencioso Administrativo, Sección de Ejecución, ha ejecutado la orden de desalojo, mientras por el otro, la Procuraduría General de la República comprende la gravedad de la situación y requiere suspender la expulsión de las familias.

El territorio en cuestión narra una historia de agresiones y resistencia, desde el land-grabbing a la explotación: propiedad de la United Fruit Company, las tierras son abandonadas y cedidas por el Estado a un único empresario, quien continuó con la explotación monocultural (bananas, cacao, palma de aceite) para luego dar quiebra e irse sin pagar sueldos. Las familias se organizaron y ocuparon las tierras para trabajar, cultivando variedades locales destinadas a la alimentación.

Preocupada por la situación, Slow Food International respalda los pequeños agricultores del Palmar Sur ya que los considera guardianes del territorio quienes con su labor cotidiana, contribuyen a la seguridad alimentaria y protegen la biodiversidad y el Patrimonio de la Humanidad.

Luis Francisco Prieto

Foto: Radio Temblor

Blog & news

Cambiar el mundo a través de la comida

Aprenda cómo puede restaurar ecosistemas, comunidades y su propia salud con nuestro kit de herramientas RegeneraAction.

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.
Nombre
Privacy Policy
Newsletter