Los ecosistemas no son un concepto abstracto: son el espacio donde vivimos y que nos rodea, cerca y lejos.

18 Mar 2020

Lagos, jardines, bosques, oasis, pero también las ciudades donde vivimos: cada uno de estos espacios tiene sus propias características específicas, que se definen por los organismos que viven allí, y el intercambio de materia y energía entre ellos.

Es este intercambio el que hace de un espacio un ecosistema, ya que aseguran la continuación de la vida.

UNA NECESIDAD VITAL DE TODOS LOS DEMÁS

Si esta definición no aclara por completo de qué estamos hablando, quizás Andreas Weber podrá ilustrarla más vívidamente. Biólogo y filósofo, el alemán de 52 años ha publicado varios libros sobre ecología, incluidos Matter y Desire. Una ecología erótica, en la que describe los ecosistemas como «procesos de amor». ¿Qué significa exactamente? «Un organismo, para existir, necesita otros organismos», explica. «Los necesita de diferentes maneras: como socios para la reproducción, como alimento y como refugio, por ejemplo». width=

En otras palabras, la vida de los ecosistemas se basa en las relaciones entre sus elementos constitutivos. Es esta característica de la interdependencia la que hace que el equilibrio de estas relaciones sea frágil y requiere que «cada ser vivo, humano o no, haga espacio para los demás, a quienes necesitamos para sobrevivir, para que ellos también puedan florecer». Además, la supervivencia de un ecosistema se basa en la conciencia de que «es posible sostenerse solo permitiendo que otros también se mantengan a sí mismos». Estos son mecanismos que, según Weber, se asemejan a los que trabajan en una historia de amor, cuya vitalidad se basa en la capacidad de intercambio entre parejas, y alimentada por la capacidad de las parejas para afirmarse individualmente. width= SIN RECIPROCIDAD NO HAY SUPERVIVENCIA

Aunque la vida es un proceso de profunda reciprocidad, el filósofo lamenta que «hoy luchamos por darnos cuenta». La responsabilidad, naturalmente, es nuestra: “Durante mucho tiempo, el reconocimiento de nuestra reciprocidad con todos los demás seres fue una parte integral de la cultura humana. Sin embargo, en los últimos tiempos, las sociedades occidentales han comenzado a considerar a los humanos como la única especie de personas, mientras que todas las demás son simplemente cosas «.

La vida humana, en un ecosistema gobernado por dinámicas invisibles como las de una historia de amor, no puede funcionar sin polinizar insectos. Foto: Archivo Slow Food 

Este enfoque no es simplemente incorrecto, es potencialmente letal, teniendo en cuenta las interconexiones presentes en los ecosistemas: «Si pensamos que estas cosas pueden usarse para asegurar la existencia de la humanidad, la reciprocidad termina allí». Y con ello, la vida misma: “No podemos vivir sin reciprocidad. Sería el final de la humanidad, espiritual, emocional y físicamente «.

 

DEPENDEMOS DEL PEQUEÑO MUNDO

Sin aventurarnos demasiado en los escenarios apocalípticos, tenemos el deber de considerar el papel de las abejas y otros insectos polinizadores en los ecosistemas que habitamos, ya que son fundamentales para la biodiversidad y la agricultura. Aunque son lo suficientemente pequeños como para pasar desapercibidos, desempeñan un papel vital en el sistema alimentario, ya que polinizan los cultivos que se convierten en nuestro alimento. Sin embargo, hoy su supervivencia, y por lo tanto la nuestra, está amenazada por el uso masivo de pesticidas sintéticos y políticas agrícolas que se centran exclusivamente en aumentar el rendimiento. Un proceso que es perjudicial para nuestra salud y para la biodiversidad, y que arroja una sombra sobre nuestro futuro: porque la vida humana, en un ecosistema gobernado por dinámicas invisibles como las de una historia de amor, no puede funcionar sin polinizar insectos.

ECOSISTEMAS EN TERRA MADRE SALONE DEL GUSTO

Los ecosistemas están en el corazón de Terra Madre Salone del Gusto 2020. No solo como un elemento del diseño del evento, sino sobre todo como protagonistas en un debate moral y político. En una nueva geografía, la comida no tiene fronteras o barreras políticas, sino raíces. Es el resultado de viajes, intercambios, migración, compartir … los ecosistemas tienen fragilidades similares y, por lo tanto, tienen soluciones potenciales comunes a sus problemas comunes. Pero solo podremos encontrarlos e implementarlos si somos capaces de ver la realidad a través de un nuevo prisma, uno que va más allá de la idea de las naciones, y las líneas dibujadas en un mapa por la gente.

by Marco Gritti, [email protected]

POPULAR TAGS:

ECOSYSTEMS TERRA MADRE SALONE DEL GUSTO 2020 TERRA MADRE SALONE DEL GUSTO MARKET RICE IRAN HOSPITALITY PIEDMONT TERRA MADRE SALONE DEL GUSTO 2018 AFRICA

 

Blog & news

Cambiar el mundo a través de la comida

Aprenda cómo puede restaurar ecosistemas, comunidades y su propia salud con nuestro kit de herramientas RegeneraAction.

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.
Nombre
Privacy Policy
Newsletter