El Oro Del Khasi

12 Feb 2016

Khasi-mandarin

 

 

 

 

 

Phidarliin Uriah

Según una creencia, una mandarina del Khasi tiene el poder de disipar la ira. Si se ha ofendido a alguien, la gente del lugar cree que lo mejor que se puede hacer es regalarle ese fruto.

10.000 peldaños para llegar a la carretera

El mandarino del Khasi, o Citrus reticulata, es de frutos más dulces, pulposos y jugosos que su más áspera prima, la naranja, con la cual se confunde a menudo. Es conocido en la zona por el nombre de soh-niamtra. Solo crece en el estado de Meghalaya, mayoritariamente en los escarpados terrenos –aunque no montañosos– que se deslizan a lo largo de la frontera entre la India y Bangladesh.

La mayor parte de estos frutos, que comienzan a madurar en septiembre, coincidiendo con las primera caídas de temperatura, recorre largos y difíciles trayectos hasta alcanzar los mostradores de los mercados de poblaciones como Mawphu, Tmar, Pyndengmawlieh y Nongnah. Apilados en cestas de bambú entretejido, se transportan de arriba abajo por las escarpadas laderas hasta alcanzar los caminos que conducen a los mercados. En cada uno de los viajes un portador de Mawphu transporta una carga de 90-100 kilos a lo largo de 10.000 peldaños: el único sendero que lleva hasta la carretera principal.

Cultivo tradicional de la zona, el mandarino del Khasi constituye desde siempre una presencia irrenunciable en la vida cotidiana de los locales. No se trata solo de un producto delicioso, sin el cual la estación invernal perdería parte de su sentido, sino también de un fruto que deleita a todos, además de garantizar ingresos para nada desestimables.

La atención y el cuidado con los que se cultivan y mantienen las plantas denotan la gran importancia que tiene este fruto en la cultura de la zona. Solo las semillas de los árboles más robustos se conservan y replantan, y solo los árboles nuevos más saludables se transplantan en los huertos. Los productores de mandarinas del Khasi, aún vinculados a prácticas de cultivo tradicionales, intentan dedicar una atención especial a cada una de las plantas. Cuando un árbol nuevo se recoge del vivero y se transplanta a la que será su ubicación definitiva, se conserva su orientación original respecto a los cuatro puntos cardinales. Otra interesante creencia popular es que el campesino y la planta han de permanecer siempre cara a cara durante el transplante, sino el árbol nuevo jamás dará frutos.

Los huertos de la comunidad

Cada una de las comunidades que practican el cultivo del mandarino del Khasi usa diferentes técnicas tradicionales para la conservación y almacenaje del fruto. Algunos lo conservan en hoyos de arena, otros sobre la campana del hogar de sus casas. Gracias a estas técnicas de conservación, el mandarino del Khasi se puede mantener hasta el mes de marzo, incluso hasta abril.

A día de hoy, la mayor parte de las familias productoras se hace cargo, en sus propios huertos, de al menos 200 árboles, mientras que algunos cultivadores, como Bah Running Thabah, de Tmar, poseen cerca de 4.000 plantas de mandarino del Khasi y obtienen de ellas casi la totalidad de sus ingresos.

En ciertas zonas existen laderas enteras plantadas con mandarinos: no resulta así extraño que, en los meses invernales, el paisaje se transfigure adoptando el aspecto de un valle recubierto de oro.

Quienes cultivan el fruto comparten un vínculo profundo con el mandarino, del cual dependen sus inviernos. Con el paso del tiempo, sin embargo, este vínculo se ha ido debilitando y eso ha provocado un marcado descenso de la producción y del número de árboles. También hay que señalar que la planta se ha hecho más vulnerable a los parásitos y que muchos campesinos han observado una reducción de la esperanza media de vida de los árboles.

El proyecto del Baluarte Slow Food ofrece al mandarino del Khasi la oportunidad de reconquistar su posición de cultivo de primer orden en el Meghalaya, incentivando a los agricultores de la zona a consolidar una tradición que está desapareciendo.

El Baluarte Mandarin Khasi

El proyecto del Baluarte del mandarino del Khasi implica a las comunidades nativas locales que habitan en las poblaciones de Nongbah, Nongkdait, Nongkitieh, incluidas en el área de Nongbnah, y también las de Tmar y Mawphu. La labor en esta zona está siendo seguida en particular por Nesfas (Nort East Slow Food & Agrobiodiversity Society), que también se ocupa de la catalogación de la biodiversidad local.

www.nesfas.org

Cambiar el mundo a través de la comida

Aprenda cómo puede restaurar ecosistemas, comunidades y su propia salud con nuestro kit de herramientas RegeneraAction.

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.
Nombre
Privacy Policy
Newsletter