Desde España una noticia desgarradora para la familia Slow Food: Agur, Alberto.

12 Jun 2021

La gran familia de Slow Food ha perdido tristemente a otra persona válida, apasionada y cariñosa. Ayer, viernes 11 de junio, falleció Alberto López De Ipiña Samaniego a la edad de sólo 61 años. La noticia nos llegó por la noche, como un rayo caído del cielo.

 width=

© Blanca Castillo – El Correo

Desde su primera experiencia como socio en Terra Madre en Turín en 2004, para promover el actual Baluarte de la Sal de Añana, tuvo la idea de fundar uno de los primeros convivia españoles, Slow Food Araba-Alava, y desde 2012 Alberto había asumido también el papel de Consejero Internacional de Slow Food para España. El suyo es uno de los grupos locales más activos de la Península Ibérica, gracias a su pasión y a la incansable energía que impulsó a todos. Organizaba un evento o actividad casi cada semana, con la ayuda de sus fieles miembros que siempre le acompañaban: desde su presencia en el mercado local hasta la formación de los estudiantes de las escuelas locales y de la Universidad Vasca, desde los intercambios con los convivia españoles e incluso internacionales hasta las innumerables visitas a los productores, desde las actividades educativas en las escuelas hasta la participación en diversos eventos gastronómicos locales. Slow Food era su vida. En Turín, la presencia de Alberto con su convivium era inevitable: Terra Madre Salone del Gusto era siempre una cita fija en su agenda. En su primera participación quedó fascinado y desde entonces siempre ha llevado a muchos socios y productores a Turín para compartir con ellos Slow Food y la belleza de la convivencia, el valor de la comida buena, limpia y justa y la importancia de la relación entre productor y consumidor.

 width=

El convivium, formado por amigos íntimos incluso antes de convertirse en miembros fieles, llegaba a Turín en grupo, bajo la dirección de Alberto, una persona amable y generosa a la que le encantaba charlar con todo el mundo, su sonrisa nunca faltaba, y al final de la jornada en el stand siempre le gustaba disfrutar de una copa del inevitable txakoli en compañía, para brindar por la convivencia y la amistad.

Alberto estaba orgulloso de sus orígenes y del territorio alavés, su misión diaria era la promoción de la cultura gastronómica local, era un embajador del producto km0 y de la cocina de calidad, un amante de la buena comida y del buen vino. Le gustaba ponerse el mandil y despertar su imaginación en la cocina, para promover y potenciar el compromiso y la sabiduría de los productores locales.

 width=

En estas horas la noticia de su muerte está dando la vuelta a la red internacional y desde muchas partes llega la consternación y la incredulidad. En España era un referente para muchos y siempre estaba disponible para contar nuestra asociación, para crear nuevas comunidades, para encontrar nuevos miembros, para iniciar nuevos proyectos. Su bondad será recordada por muchos.

En su vida privada estuvo rodeado de su querida familia, su esposa Maite le acompañó en todas sus aventuras y eventos, fue un padre cariñoso y un abuelo orgulloso de sus nietos, así como en su vida laboral fue un compañero admirado por muchos en la Diputación Foral de Álava donde ocupó el cargo de Gerente Administrativo.

¡Gracias Alberto, por la pasión y la convicción que has distribuido con profusión en todos estos años y tu gran bondad de corazón que siempre nos has mostrado! Tu recuerdo permanecerá vivo en todos nosotros. Te echaremos de menos.

Daniela Conte – Coordinadora de la red de Slow Food en España

Cambiar el mundo a través de la comida

Aprenda cómo puede restaurar ecosistemas, comunidades y su propia salud con nuestro kit de herramientas RegeneraAction.

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.
Nombre
Privacy Policy
Newsletter