Slow Food Slow Food Donate Slow Food Join Us
 
 

Para saber más   |   Actualidad   |   Prensa

|

English - Français - Italiano - Español - Deutsch
 
 

Búsqueda

   
   
 
 
 
 
Slow Fish - Le poisson bon, propre et juste
 
 

Los pescadores de la isla de Robinsón Crusoe (Chile)

o el respeto de tres siglos por los recursos naturales


Se necesitan dos horas y media de avión desde Santiago, media hora a pie y una hora en barca para llegar al único, y minúsculo, centro habitado de la isla de Robinsón Crusoe, en el archipiélago de Juan Fernández. El nombre está vinculado a la aventura de Alejandro Selkirk, ya mítica gracias a la novela de Defoe.

 

La isla conserva algo de misterioso: al aterrizar, sobre una pista que benevolentemente podríamos definir como de aventura, se descubre una tierra casi desértica mientras se oyen en la lejanía los gritos inquietantes de las aves y de los lobos de mar, que se mecen en el agua a placer. Una vez arribado en barca al lado opuesto se descubre, por el contrario, un paisaje lozano: bosques, prados que recuerdan las dehesas alpinas, arroyos que descienden hacia el mar.

 

Esta isla extraordinaria conserva un 83% de endemismos: existen especies autóctonas de algas, aves, mamíferos y, sobre todo, de peces y crustáceos. En las zonas del interior viven cabras y conejos salvajes y se crían algunas vacas, pero la vida genuina de la isla está en el mar. Casi todos sus habitantes son pescadores artesanales desde hace al menos tres siglos, y la pesca más celebre, que se remonta por lo menos al siglo XVIII, es la de la langosta (Jasus frontalis). La Jasus frontales se encuentra sólo aquí y en las aguas de las Islas Desventuradas (San Félix y San Ambrosio), a tres días de navegación en dirección norte.

 

Las langostas se pescan entre los 2 y los 200 metros de profundidad, echando al mar nasas rectangulares elaboradas por los mismos pescadores con las ramas de un árbol local: el maqui. Las nasas se izaban de la mar a mano hasta hace algún año; hoy se usa un pequeño motor y ésta es la única innovación. Las barcas que se emplean, de madera, pequeñas y alargadas, están diseñadas según el modelo de las antiguas chalupas de alta mar de los balleneros y son construidas, históricamente, por la familia Chamorro en la misma isla.

 

En la isla de Robinsón Crusoe la pesca de la langosta está permitida sólo entre el 1º de octubre y el 14 de mayo, y los ejemplares capturados (medidos con un calibre) deben tener al menos 12-14 años de edad. En las aguas de la isla viven muchos otros peces, moluscos y crustáceos endémicos interesantes, también, y sobre todo, desde el punto de vista organoléptico. Hay que señalar en particular al cangrejo dorado (Chaceon chilensis), que se pesca a 500-600 metros con las mismas nasas de madera; el erizo negro (Aspidodiadena microtuberculatum), y también la breca (Cheilodactylus gayi), un pescado de carnes blancas y finas; el jurel de Juan Fernández (Pseudocaranx chilensis), y la vidriola o dorado (Seriola lalandi), ambas capturadas con espinel, una especie de palangre.   

 

 

El Baluarte

 

En las aguas de la isla viven muchos peces, moluscos y crustáceos interesantes, pero hasta ahora sólo ha sido valorizada la langosta. De esta forma, peces espléndidos como la breca han sido utilizados casi exclusivamente como cebo. El Baluarte nació en colaboración con STIPA –Sindicato de Pescadores Artesanales del Archipiélago Juan Fernández- para tutelar un sistema único y una realidad extraordinaria de pesca exclusivamente artesanal. El objetivo es dar a conocer los recursos ícticos de la isla en su conjunto, sin apostar exclusivamente por la pesca de la langosta, que a la larga –no obstante las limitaciones actuales respecto de la estación y la dimensión de los animales- está en peligro de comprometer las reservas. 

 

 

El Baluarte trabaja para crear una estructura artesanal de transformación de los recursos pesqueros locales que funcione de forma sostenible, en la cual estén asimismo empleadas las mujeres de la isla. El Baluarte, a su vez, continuará junto al sindicato de los pescadores locales en su lucha contra los grandes grupos de pesca industrial para obtener la ampliación del Área Marina Protegida a 20 millas en torno a la isla.

 

 

Área de producción

Islas Robinsón Crusoe y Alejandro Selkirk, Archipiélago Juan Fernández, V región (Valparaíso)

 

 


|
  Los pescadores de la isla de Robinsón Crusoe (Chile) Los pescadores de la isla de Robinsón Crusoe (Chile) Los pescadores de la isla de Robinsón Crusoe (Chile) Los pescadores de la isla de Robinsón Crusoe (Chile)  
Slow Fish | Partners Lighthouse Foundation. Fondazione Slow Food per la Biodiversità ONLUS
 
 
 

Slow Food - P.IVA 91008360041 - All rights reserved

Powered by Blulab