Slow Food Slow Food Donate Slow Food Join Us
 
 

Para saber más   |   Actualidad   |   Prensa

|

English - Français - Italiano - Español - Deutsch
 
 

Búsqueda

   
   
 
 
 
 
Slow Fish - Le poisson bon, propre et juste
 

Temporada de pesca en Estambul


04/06/12

En los dos últimos años, Fikir Sahibi Damaklar, uno de los convivium de Estambul, ha conducido una campaña de sensibilización sobre los problemas relacionados con los recursos del Bósforo, del Mar Negro y del Mar de Mármara. A continuación presentamos una valoración de la temporada de pesca 2011-2012 redactada por el convivium.

 

Si bien aún no existe un ministerio único para la gestión de la pesca, los lagos, los ríos y los mares turcos que aplique una política unificada, el convivium Slow Food "Fikir Sahibi Damaklar" considera, sin embargo, que el establecimiento en junio de 2011 de una Dirección General para la Pesca y la Acuicultura ha supuesto una conquista altamente importante.

 

Esta Dirección General ha pasado la primera mitad de la temporada definiendo su estructura organizativa y se está preparando para una reunión informativa que se celebrará en 2012. En el curso de esta reunión han de ser discutidas las disposiciones de la ley nº 1.380 sobre el «Comercio de los productos de la pesca» junto a las ONG del sector pesquero, y Slow Food Fikir Sahibi Damaklar considera que se trata de una oportunidad estimulante.

 

La sobrepesca es uno de los factores responsables principales del agotamiento de los recursos ícticos. Se nos asegura que se procederá a un reajuste del tamaño de las flotas, con 200 barcos excluidos voluntariamente en 2012 con ayudas del gobierno y una reducción total de un 35 por ciento en el plazo de los próximos tres años, datos que acrecientan nuestras esperanzas sobre la puesta en marcha de nuevas políticas respecto de los mares, el pescado y los pescadores.

 

En agosto de 2011 el ministerio anunciaba una enmienda a fin de aumentar la talla mínima del pescado azul desde los 14 hasta los 20 cm: un paso significativo, aunque no se llegue a los 24 cm requeridos por Fikir Sahibi Damaklar. Nuestro convivium ha conducido con gran éxito la campaña "Salva al Sultán de los Peces", solicitando de los consumidores el rechazo de los lüfer (anchova o chova), tal y como se conoce a este pescado azul en Turquía, por debajo de los 24 cm. Y como parte de la campaña organizó asimismo la Fiesta del Lüfer, una celebración anual que se realiza en Estambul cada tercer sábado de octubre.

 

Este acontecimiento ha de contribuir a aumentar la conciencia del público, la percepción del mar, del pescado y de los pescadores, y la necesidad de proteger la naturaleza. La apertura de la fiesta de este año a cargo de Mehdi Eker, ministro turco para la Alimentación, la Agricultura y los Recursos Naturales, supuso una señal positiva y nuestro convivium confía en que este apoyo ministerial continúe en el tiempo.

 

A pesar de esta buena noticia, son muchos los peces de longitud inferior a la mínima permitida que aún hoy se adquieren en los mercados. Además, los pescadores que usan redes de cerco en Estambul han protestado contra el cambio de la talla de la anchova, y tienen sus buenas razones para hacerlo: los pescadores de Estambul se hallan ante un callejón sin salida a causa de las políticas insostenibles que a partir de los años ochenta optaron por el crecimiento y la capacidad de expansión en exclusiva.

 

Según la asociación turca para la protección del ambiente marino, TURMEPA, hoy son ya 143 las especies del Mar de Mármara extinguidas. En los últimos 40 años la sobrepesca ha provocado un 73 por ciento de reducción de las reservas del salmonete de roca, un 48 por ciento del besugo, un 90 por ciento del bonito, un 95 por ciento de la caballa y un 58 por ciento del lüfer. Las reservas de muchas otras especies, incluido el pargo, el pargo colorado, el atún, el corvallo, el dentón y el cabracho, han disminuido asimismo en el Mar Negro y en el Mar de Mármara.

 

Así, la temporada íctica 2011-2012 no ha sido buena para los pescadores de Estambul a causa de los límites de pesca para el lüfer, uno de los pocos pescados remunerativos de estos mares. Los pescadores turcos comenzaron la temporada una vez más con deudas, al igual que lo ocurrido en el último quinquenio. Las estimaciones más optimistas fijan la deuda total en 70-80 millones de liras turcas, cuya mayor parte no ha sido contraída con los bancos, sino con los intermediarios mayoristas. De esta forma, no obstante la prohibición y unos controles más rígidos, es obvio que en los mercados se ven anchovas que no alcanzan la talla mínima permitida, a causa de la crisis financiera de los pescadores. Nuestro convivium considera que los pescadores no podrán saldar sus cargas; muchos de ellos, en deuda con los intermediarios del Mercado del Pescado del barrio Yenikapi de Estambul, corren grandes riesgos y pescan ilegalmente solo para poder pagar a sus acreedores cuando, sin embargo, terminarán la temporada sin conseguirlo.

 

A pesar de la protesta de los pescadores en noviembre, es muy importante que el Ministerio no revoque su intervención y mantenga la decisión respecto del lüfer. De cualquier forma, la sostenibilidad del mar no puede ser mantenida si a su vez no se tienen en cuenta los medios de subsistencia de nuestros pescadores. No podemos esperar un respeto por las leyes mientras persista una tal presión financiera.

 

El Ministerio para la Alimentación, la Agricultura y los Recursos Naturales, y el Departamento de la Pesca y de los Productos Pesqueros de Estambul tienen la obligación de garantizar a los pescadores unas condiciones de trabajo justas a fin de asegurar la sostenibilidad de los recursos de nuestros mares.

 

En este contexto el convivium solicita de las autoridades locales lo siguiente:


• A fin de salvaguardar a los pescadores de Estambul de la presión de sus deudas con los intermediarios, la Municipalidad Metropolitana de la ciudad debería ayudarlos de inmediato a vender su pescado de manera organizada a través de cooperativas.

• Todo pescado vendido en los puestos del mercado de Estambul debe venir acompañado de una etiqueta que indique las tallas legales, para permitir a la policía municipal el control de los requisitos.

• A fin de permitir a los ciudadanos de Estambul la participación en estos controles, se ha de poner a su disposición un número de teléfono adecuado para contactar con la policía municipal.

• Las capacidades y funciones de los establecimientos de tratamiento de aguas residuales que operan en Estambul han de ser verificadas y es necesario aumentar su número a fin de sostener la vida marina del Mar de Mármara.


Respecto del Ministerio para la Alimentación, la Agricultura y los Recursos Naturales, abrigamos las siguientes expectativas

• La ley nº 1.380 sobre los Productos de la Pesca ha de ser valorada por expertos, responsables políticos y ONG que trabajen en el sector íctico, en colaboración con los consumidores y ONG sensibles a la sostenibilidad ecológica.

• Los límites de las tallas del pescado deben ser precaucionales
• Se deben reducir las flotillas de pesca.
• El instrumental de pesca ha de ser seleccionado según criterios de sostenibilidad.
• Se deben aumentar las prohibiciones de pesca a partir de un enfoque proteccionista.
• Las sanciones deben servir como medida disuasoria para que los controles sean operativos.
• Se deben establecer y aumentar las áreas protegidas.

• Se ha de reconocer la importancia del Mar Negro y de los fondos submarinos situados en la desembocadura de ríos en este mar, destino de los peces migratorios. Su valor ha de ser verificado y, en consecuencia, planificadas las futuras instalaciones hidroeléctricas en estas áreas.

• La temporada de pesca con trampa debe corresponderse con la temporada de pesca general. La prohibición de pesca debe tener como fin permitir la renovación de las reservas durante la temporada de reproducción.

 

El ministerio debe dejar de considerar que los pescadores y los criadores ícticos desempeñen el mismo papel en el sector.

 

En lugar de contemplar el área pesquera solo como zona para el crecimiento y el desarrollo, ésta ha de ser gobernada a partir de una política de sostenibilidad. Esto significa que, en lugar de conceder apoyo único a la pesca industrial y aumentar la capacidad y las tecnologías, se ha de ayudar a la pesca tradicional, los recursos han de ser protegidos y se ha de garantizar el apoyo necesario para la renovación de las reservas.


Slow Food Fikir Sahibi Damaklar

 

 

 

 

 



|
   
 
Slow Fish | Partners Lighthouse Foundation. Fondazione Slow Food per la Biodiversità ONLUS
 
 
 

Slow Food - P.IVA 91008360041 - All rights reserved

Powered by Blulab