Slow Food Slow Food Donate Slow Food Join Us
 
 

Para saber más   |   Actualidad   |   Prensa

|

English - Français - Italiano - Español - Deutsch
 
 

Búsqueda

   
   
 
 
 
 
Slow Fish - Le poisson bon, propre et juste
 

Reporte F.A.O sobre la pesca y la acuacultura. En las palabras del experto


09/02/11

Según el reporte de la F.A.O., la acuacultura está atravesando un fuerte aumento y pronto superará en cantidad a aquella de peces de captura salvaje. Se tiende a pensar que esta sería una alternativa óptima para la pesca, para evitar la extinción de muchas diferentes especies de peces ¿Puede realmente ayudar a lograr ese objetivo? ¿Existe una acuacultura buena y una nociva?


La producción de peces de acuacultura podrá superar en número de toneladas a la pesca tradicional, sin embargo nunca podrá igualarlo en términos de número de especies pescadas. En realidad, las especies de peces de criadero son muy pocas, cerca de seis, dos tipos de crustáceos y uno que otro molusco, mientras que la pesca comercial y comestible alcanza alrededor de 500 especies. Por lo tanto es claro que la acuacultura sólo sobrepasa a la pesca tradicional y convencional en términos cuantitativos. En la acuacultura se cría a los peces alimentándolos con harina a base de otros peces selváticos, por lo cual es pertinente preguntarse si es ético y sostenible matar 2,2 kilogramos de peces selváticos para obtener un kilogramo de pez de criadero.

 

Cuotas de pesca. ¿Puede explicar en breve qué son, y si verdaderamente son eficaces par proteger el ecosistema marítimo?


Este sistema determina la cantidad de cada especie de pez que cada país puede pescar. Obviamente el cálculo está hecho en modo de que el total de la pesca no acabe con la existencia de ninguna especie. Este sistema de cuotas se usa mucho en los mares del norte, donde ha fracasado con algunas especies como el bacalao. Al momento la comunidad científica se pregunta si el sistema de cuotas puede funcionar o no. Por ejemplo en los mares del norte existe un numero limitado de especies, el arenque y otras 5-6 especies. pero una gran cantidad individuos para cada especie. En estos casos claramente las cuotas podrían tener un sentido. Sin embargo en un ambiente como el mediterráneo, donde hay una pesca mixta que abarca numerosas especies con un bajo número de individuos de cada tipo, es claro que este sistema de cuotas tiene vacíos al momento de su aplicación. La comunidad científica internacional está buscando nuevos modelos de gestión que sean sostenibles, que tomen en cuenta tanto la biología reproductiva de las especies que las cuotas.

El reporte enfatiza el grave problema de la pesca ilegal y la creciente demanda de productos pesqueros en el mercado que no hace más que aumentar este fenómeno. ¿Existen proyectos eficaces para combatir este hecho? La F.A.O. destaca la importancia de crear el ‘‘Global Record'', un registro mundial de las embarcaciones dedicadas a la pesca. ¿Servirá esta iniciativa?


El problema de la pesca ilegal es un dilema planetario, que cubre la pesca ilegal, no controlada y no reglamentada (Illegal, unregulated and unreported fishing - IUU). El consumo de pescado en nuestro planeta ha pasado de un promedio per-capital de 9kg a 24kg actualmente. Este nivel de consumo desencadena un mecanismo de ilegalidad. Ilicitudes que vienen a ser de diferente naturaleza, ya que cuando se habla de pesca ilegal se comprende por ejemplo la pesca de animales de tallas inferiores a las reglamentadas por embarcaciones regulares, pero también la pesca de especies prohibidas en medios marinos vedados y en otras áreas como zonas costeras o áreas protegidas. Existe un problema de ilegalidad difusa en muchos ámbitos, y de hecho actualmente un 60% del producto que ingresa al mercado proviene de una pesca ilegal, como ha denunciado el Comité por la pesca de la F.A.O. (COFI). Está claro que la ilegalidad se puede desmantelar introduciendo instrumentos de control como por ejemplo el registro mundial de embarcaciones y del pescado, hechos que crean un mecanismo de trazabilidad del producto que llega a nuestras mesas y que puede ser utilizado para combatir la ilegalidad. Pero para eso es necesario una perdida de la soberanía nacional, y que todos los estados se den cuenta que se debe colaborar conjuntamente.


La F.A.O. señala también el enorme desperdicio de la pesca ‘‘accidental''. ¿A qué se refiere esto? y ¿cómo se puede combatirla?


Se habla de captura incidental (bycatch), o pesca accidental cuando al pescar un determinado espécimen se capturan otras especies no previstas. El problema de la pesca accidental ha afectado con el transcurso de los años a cetáceos y mamíferos marinos como los delfines. En algunas zonas las redes para la captura del pez espada tiene una malla especial que bloquea a los delfines, causando así su muerte. El problema del bycatch o captura incidental, se resuelve aplicando técnicas de pesca más selectivas que se dirigen a pescar específicamente una especie determinada como puede ser la pesca con la utilización de palangres. Este es el único modo para reducir el bycatch.


El reporte reconoce que la pesca de pequeña escala juega un rol primario en cuanto a lo que concierne la sostenibilidad y la conservación del ecosistema. ¿Pueden ser realmente las comunidades de pescadores considerados como los guardianes del medioambiente marino y costero?


Absolutamente, porque es evidente que los pescadores a pequeña escala son aquellos que viven día a día en contacto con el ecosistema marino y costero, razón por la cual tienen pleno conocimiento de las especies presentes y del número de individuos. Pero es claro también que la intervención de parte del estado es primordial. Por ejemplo en la prohibición de la pesca de chanquetes por parte de la Unión Europea. No puede ser una iniciativa independiente de los pescadores el encargarse de la protección de esta u otra especie, ya que es necesaria una intervención directa de la autoridad para llevar a cabo la protección del ecosistema en modo eficaz.


La F.A.O. remarca los beneficios nutricionales del pescado, pero al mismo tiempo habla de substancias contaminadas presentes en muchos ejemplares. ¿Entonces esto significa que debemos limitar el consumo? ¿Cuáles son los pescados que podemos comer sin dañar el ecosistema ni nuestra salud?


Nosotros tenemos un problema de contaminación del ecosistema que se convierte en un problema de contaminación de los organismos que viven en el mismo. Por ejemplo, animales marinos que viven algunas decenas de años como el atún o el pez espada, tienen la capacidad de acumular los contaminantes a través de un proceso que se llama biomagnificación. En este caso es claro que de cierta manera se debe favorecer el consumo de peces con ciclos de vida cortos, como el caso del pez azul, es decir de aquellos peces que no tienen el tiempo de contaminarse. Debemos pregonar la importancia de una mejora de la calidad y mantenimiento de los ecosistemas naturales. Existe toda una serie de peces cuyo consumo puede reducir el impacto ambiental. En la mayoría de mesas italianas se consumen solamente 5-6 especies de pescados, 10 al máximo en el caso de algunas familias más involucradas, en las cuales se prefiere el consumo de filetes grandes como el del pez espada o el atún, dejando de lado las otras 300 diferentes especies de pescados comestibles presentes en Italia. Es indiscutible que a través de nuestra decisión de consumo influimos la salud del ecosistema.


Ultima pregunta. << Dentro de 40 años tendremos océanos sin peces>>, esta alarma la ha iniciado desde hace mucho tiempo Pavan Sukhdev, del programa ambiental de la ONU. ¿Qué piensa acerca de esto? ¿Podremos salvar nuestros mares? ¿Quién debe actuar?


Es una preocupación muy grande ya que el consumo, la captura y la contaminación de los recursos naturales desembocarán en el agotamiento y la desaparición de algunas especies. ¿Quién debe intervenir? Debemos intervenir todos. La F.A.O. tiene una gran responsabilidad ya que es uno de los pocos organismos internacionales que tiene un Comité por la Pesca (Fisheries Committee COFI) donde participan casi todos los países del planeta. Es claro que se puede intervenir solo por medio de la perdida de la soberanía popular. Debemos hacer pasar el concepto que los recursos renovables del mar pertenecen a todos y que desde esta óptica los bienes comunes deben ser protegidos por todos. Cada país debe dar un poco de su soberanía popular a favor de un tercer ente que puede ser la F.A.O. Es necesario un esfuerzo en conjunto, desde el gobierno hasta los consumidores evitando cerrase en una dieta basada en las mismas especies de peces y siendo conscientes de los productos que compran.

Editado por Alessia Pautasso
a.pautasso@slowfood.it

 



|
   
 
Slow Fish | Partners Lighthouse Foundation. Fondazione Slow Food per la Biodiversità ONLUS
 
 
 

Slow Food - P.IVA 91008360041 - All rights reserved

Powered by Blulab