El suelo está en peligro ¡salvémoslo!

CARD

Después de los océanos, el suelo es la mayor reserva de carbono del planeta, y un tercio de todas las especies vivas habita bajo su superficie. Hoy este bien común está en peligro en muchos países del mundo.

 

 

Una petición europea solicita una ley para su salvaguardia. Pero se necesita un millón de firmas. ¡Haz tu parte! ¡Firma aquí!

El terreno proporciona los nutrientes y el agua necesarios para producir los alimentos. Filtra el agua de lluvia y la reintegra a su circulación limpia y potable. Regula el clima. Después de los océanos es la mayor reserva de carbono del planeta. En el subsuelo se almacena más carbono que en la atmósfera y en todas las forestas del mundo.

El suelo es también un gran reserva de biodiversidad: un tercio de todas las especies vivas habita bajo su superficie.

Hoy el suelo está en peligro en muchos países del mundo: erosión, contaminación, salinización, impermeabilización a causa del aumento de la urbanización y de la construcción de infraestructuras, están causando una degradación inexorable. En particular, la industrialización de la agricultura -objeto de una sustancial aceleración después de la I y la II guerra mundiales, cuando la industria bélica fue reconvertida para la producción de fertilizantes y de antiparasitarios-, ha empobrecido los terrenos, reduciendo drásticamente la materia orgánica, es decir, la “fertilidad”. Los fertilizantes químicos, las semillas de alto rendimiento, los pesticidas, los herbicidas, los monocultivos han aumentado los rendimientos y triplicado la producción agrícola, pero han comprometido seriamente la biodiversidad de los suelos. El suelo ha sido considerado durante demasiado tiempo como un simple e inerte soporte sobre el que cultivar sin tener en cuenta ni la aptitud natural ni los riesgos para la biodiversidad y para los equilibrios medioambientales.

soil-conservation-important_d088b37b6b36c83d

Se necesitan miles de años para crear unos pocos centímetros de terreno fértil, pero solo unas pocas décadas para destruirlo. Si el suelo es pobre en vida e insalubre es imposible producir una alimentación sana. El impacto sobre la salud, sobre la seguridad alimentaria, sobre el clima y, en consecuencia, también sobre la economía, es grave y de secuelas evidentes.

Slow Food, junto a otras 300 organizaciones agrupadas en la red “People 4 Soil”, ha lanzado una petición europea para la defensa del suelo con el objetivo de recoger en doce meses un millón de firmas en toda Europa, para que el Parlamento Europeo reconozca al suelo como un bien común y promulgue una ley para su gestión sostenible. El suelo no está hoy sujeto a normas coherentes en los países de la Unión Europea, y una propuesta de Directiva Marco sobre el suelo fue retirada en mayo de 2014 después de ocho años de bloqueo por parte de una minoría de Estados Miembros. Desafortunadamente, las actuales políticas comunitarias adoptadas en otros sectores no garantizan un adecuado nivel de protección para los suelos en Europa. Pero los ciudadanos europeos tienen el derecho de participar directamente en la elaboración de las políticas de la UE gracias a la ICE (Iniciativa Ciudadana Europea): una importante herramienta de democracia participativa que ha sido activada por la red People4Soil.

La petición se encuentra online, y desde ahora hasta el próximo mes de septiembre es posible firmarla y difundirla. Para firmar clica aquí, para saber más, consulta el Observatorio de la Biodiversidad aquí.