Siembran milpa de resistencia en el campamento contra la subestación de la CFE en Cuetzalan

el campamento

A partir de 2009 se ha venido celebrando el Día Mundial de la Madre Tierra cada 10 de diciembre. Para conmemorar esta fecha, el sábado pasado se llevó a cabo la siembra de una milpa de resistencia en el campamento donde los habitantes del municipio de Cuetzalan del Progreso, han estado haciendo guardia diariamente, desde el 19 de noviembre, para no permitir que se construyan la Subestación Eléctrica ni la “Línea de Alta Tensión Cuetzalan Entronque Teziutlán II–Tajín”.

Para el pueblo maseual (náhuat de Cuetzalan) la milpa es la forma de producción milenaria heredada de sus abuelos, generación tras generación. La concepción que tienen sobre la siebra de maíz se puede percibir en el siguiente párrafo:

“La siembra del maíz es como una pequeña fiesta. Los hombres se juntan para trabajar, las mujeres se juntan para ayudarse a hacer la comida y las tortillas. Los señores acostumbran dar la mano vuelta, que no se paga con dinero, sino con trabajo. Las semillas son sahumadas antes de llevarse al campo y pues se le habla a la tierra, se le pide permiso. La mujer maseual es quien se encarga de llevar la comida al medio día en la milpa y debe compartir los alimentos con todos los señores que están labrando la tierra para que las mazorcas se den bien y llenas de granos de maíz. En el momento de la siembra los señores deben colocar el maíz rojo en cada esquina de la parcela, porque es el fuerte, es el que cuida para que no le lleguen las malas energías al resto de la parcela. El maíz amarillo representa al hombre por la fortaleza, y el maiz blanco representa a la mujer por la suavidad”.

Los campesinos de Cuetzalan recuerdan siempre que hace siglo y medio sus abuelos hicieron una acción directa sembrando milpa en un terreno que pretendía ser invadido por una persona que era de otra región. Inspirados en esa historia, el pueblo maseual piensa que sembrar milpa es el mejor mensaje de resistencia ante cualquier invasor, sea persona, institución o empresa. Por ello el día de ayer se hizo una fiesta sembrando milpa en el lugar donde está el campamento desde donde se hace guardia para evitar la construcción de la subestación. En esta fiesta no solo se sembró, sino también se hizo una amplia reflexión sobre los maíces criollos y la importancia de seguirlos conservando. Para tal fin de compartieron conocimientos sobre las diferentes variedades de maíz y sus usos, tema por demás fascinante.

La identidad de un maseual se refleja claramente en lo que siente y piensa. Cito textualmente dos párrafos que un compañero maseual compartió en un taller en 2016:

“Nosotros creemos que la tierra está viva y es como nosotros. La tierra tiene sus huesos y las piedras, son lo que la sostiene. Imagínense que fuéramos pura carne, no podríamos sostenernos. Por eso decimos que las piedras, las rocas son muy importantes”.

“Esto es lo que nos hace ser maseual y nos hace diferentes. Porque creemos que el territorio y todo lo que existe en él tiene sus propios guardianes y los respetamos y lo que nos diferencia es que queremos lo que hacemos, le tenemos amor a nuestro trabajo.

“El sentido de pertenencia y permanencia en nuestro territorio nos da identidad y lo decimos en pleno siglo XXI, ante el embate y despojo que quiere hacernos el sistema capitalista. Aquí estamos y seguiremos dignamente de pie caminando en nuestro territorio, que es sagrado.”

 

Publicado por  en La Jornada de Oriente 12/12/2016