Slow Food
   

Cheese educa


Italy - 24 Jul 09

Tampoco este año Cheese descuida el aspecto didáctico. Gracias a un acercamiento directo al producto, se tiene la posibilidad de reconocer los quesos, valorar sus cualidades, aprender sus técnicas de elaboración, memorizar sus características y, finalmente, apreciar su excelencia. Los Master of Food Para esta edición de Cheese los cursos de 5 horas divididos en dos clases están dedicados al queso cotidiano. En los encuentros se proponen algunos de los quesos más populares y copiados del mundo, comparando las producciones industriales con las artesanales. A través del Master of Food se aprende a leer la etiqueta, a conocer las tradiciones de los distintos territorios y a que, incluso en el supermercado, no todos los quesos son iguales. Durante las clases, analizando grana, caprinos del Loira, fontina, emmenthal, provolone y feta, en correspondencia con seis distintos territorios (el Po y el Loira, los Alpes suizos y los Alpes italianos, Creta y Sicilia), se trata de definir un modo de comprar que satisfaga al medioambiente, al paladar y al bolsillo. El programa se encuentra en la página cheese.slowfood.it (reserva necesaria). En el proyecto Master of Food colaboran Grana Padano y Consorzio Asti docg Actividades didácticas para escolares Un programa de laboratorios sitúa en el centro la educación alimentaria y del gusto a través del conocimiento de las realidades productivas, de sus tradiciones y de su trabajo, y naturalmente de sus productos, apreciando además sus peculiaridades organolépticas. Todo ello, para comprender plenamente qué se entiende por alimento bueno, limpio y justo. Los colegios que participan en Cheese afrontan un auténtico viaje imaginario por los territorios del queso, desde las Langas hasta las Madonias, desde las Murge hasta Carnia. Los niños y los adolescentes pueden descubrir así las razas animales de leche criadas en las realidades productivas locales, para después pasar a conocer a los productores, analizar los métodos de elaboración del queso y degustar productos propios del área geográfica tratada. Para la secundaria se ofrece además una interesante experiencia en el Museo Craverio, donde con la ayuda de microscopios se afrontará el poco conocido tema de los distintos fermentos, auténticos “interruptores” de la quesificación. Reserva obligatoria en: prenotazioni.educazione@slowfood.it o en la página cheese.slowfood.it El espacio Orto in Condotta Los Orti in Condotta son auténticos huertos próximos a los centros educativos, donde los muchachos tienen la posibilidad de cultivar sus propios alimentos, desarrollar la manualidad y estimular los sentidos. Hoy los Orti in Condotta están creciendo rápidamente en número por todo el mundo: son casi 200 los huertos escolares en activo en Italia y 100 en el resto del mundo. En Cheese está previsto un espacio para ilustrar las características del más importante proyecto educativo de Slow Food dedicado a las escuelas. Los Orti in Condotta son realidad gracias al respaldo de: Fondazione L. Bonduelle, Unipol, Ricola, Garofalo. ¿Gusto o equivocado? Para los más pequeños vuelve el test de los cinco sentidos, para poner a prueba la vista, el gusto, el tacto, el olfato y el oído en el reconocimiento de los alimentos que encontramos a diario en la cocina. Para los adultos, en cambio, degustaciones y combinaciones conocidas y curiosas para acercarse a las formas de la leche. Laboratorios de la leche Una serie de citas diarias de unas dos horas de duración para ofrecer la posibilidad de comparación y profundización en la situación actual y en las perspectivas futuras de la leche, de sus derivados y de los correspondientes consumos, dentro y fuera de casa. Entre los temas afrontados: las políticas agrícolas actuales, la higiene y seguridad alimentaria, las técnicas de producción y la tutela de los productos queseros, las compras en los comedores de empresa y la introducción de los productos en los menús de la restauración colectiva. Dentro de los Laboratorios de la leche, dos encuentros de Pensa che mensa! afrontan el tema de la restauración colectiva. La primera cita ilustra ejemplos de vías intermedias, ideales para este tipo de comedores, entre el anónimo queso industrial y la sofisticada degustación del producto exclusivo. En el segundo se presenta el Manual Slow Food de la restauración colectiva, a partir de una encuesta realizada en centros educativos.